Como Crear Empresa

Diez estrategias para el éxito de tu negocio

mayo - 8 - 2016

La pasión es sólo un elemento entre los factores de éxito para que un emprendedor pueda iniciar un negocio y suena interesante. Esto es apenas el comienzo, y  lo más importante contar con algunos conocimientos y habilidades para hacer lo más díficil,  mantener el negocio creado.

Una de las limitaciones para mantener el negocio creado y que he podido observar, es la falta de capacitación de muchos emprendedores en temas relacionados con la contabilidad, las finanzas, administración y liderazgo personal, que no necesariamente deben ser profundos, basta con que sean básicos.

Diez estrategias

Esa inquietud de mantener un negocio siempre me ha rondado en la cabeza por eso he querido descubrir cómo lograrlo utilizando mi propia experiencia profesional, como profesor y como emprendedor.

Es por ese motivo que he decidido elaborar un Ebook teniendo en cuenta conceptos y principios de contabilidad, finanzas, administración y liderazgo que he denominado “Diez estrategias para el éxito de tu negocio” para ayudar a encontrar el camino para crear un negocio que se pueda mantener y alcanzar el éxito.

Es así, como parte de este ejercicio esta semana en una actividad académica de proyección social que denominamos Historias de Éxito presente a los estudiantes de la universidad de una manera breve y resumida los que son cada uno de los capítulos de las “Diez estrategias para el éxito de tu negocio” que probablemente también te puedan interesar.

Para comenzar la charla los invite a tomar acción con la siguiente orden: Levanten la mano quienes no desean el éxito.

¿Cuál crees que fue la reacción? Estarás pensando, pues obvio que nadie levantó la mano, de acuerdo nadie levanto la mano. Porque así es todos anhelamos el éxito, no hay ser humano que no busque su realización personal.

Por esta razón tan obvia es que estos han decidido ingresar a la universidad, por la misma razón que lo hice yo o tú en su momento, para capacitarse y poder desarrollar habilidades y competencias algunos con el sueño de ser gerentes y otros por su espíritu emprendedor para llegar a ser empresarios

Esta introducción era primero que todo para romper el hielo y hablarles de estrategias para el éxito empresarial con una ponencia que he denominado “Diez estrategias para el éxito de tu negocio”

Seguidamente, advertí que no les traía una historia de éxito, eso le correspondería a dos empresarios ponentes invitados al evento; la mía sería una charla para presentarles diez estrategias para mantener un negocio y lograr el éxito, que de aplicarlas no sólo llegarían a ser empresarios sino a contar historias de éxito.

Ahora te hago las siguientes preguntas. ¿Estás interesado en alcanzar metas? ¿Sueñas con tener independencia económica, ser tu propio jefe y tener un negocio?

Si tu respuesta es positiva es porque eres una persona interesada en alcanzar metas y las estrategias que te voy a presentar también te pueden interesar y sobre todo ayudar a alcanzar tus metas para emprendedor un negocio o mantener uno que hayas iniciado.

Estas son las diez estrategias para el éxito de tu negocio. Te garantizo que si las pones en práctica pasaras de ser emprendedor a dueño de negocio para ser finalmente empresario:

Estrategia No.1: Elaborar el plan de negocio

El Plan de Negocio es la hoja de ruta que permite mantener y dirigir el negocio y proyectarlo a la supervivencia, la utilidad y el crecimiento.

En este deben plantearse las metas y objetivos a corto, mediano y largo plazo y las acciones que realizarás para lograrlos. Esta herramienta te servirá para detectar los puntos débiles y las fortalezas de tu proyecto. Además, será una pieza clave para buscar socios, inversionistas o acceder a un crédito.

Estrategia No. 2: Calcular el valor de la inversión inicial total del proyecto o negocio

Para iniciar un negocio es muy importante calcular de manera correcta los activos productivos para operación del negocio, un menor valor o un mayor valor puede poner en dificultades la apertura o las finanzas de los inversionistas en la idea de negocio.

La estructura de la inversión inicial incluye cuatro áreas a saber: Recursos, procesos, imprevistos y la financiación.

Recursos

Los recursos son los activos o elementos necesarios para producir, servir y comercializar los productos o servicios para satisfacer las necesidades de la demanda. Entre ellos encontramos el local del negocio, la infraestructura, maquinaria, equipos y herramientas entre otros. Como también la construcción o adecuación del local. Esto es lo que se denomina la inversión en activos tangibles.

De otro lado encontramos la inversión en activos intangibles, que incluye: capacitación y entrenamiento de personal, gastos de constitución de la empresa, asesoría técnica, jurídica, derechos de propiedad industrial tales como patentes, diseños industriales, marcas y nombres comerciales, franquicias y regalías.

Procesos

Están relacionados con la operación o actividad del negocio como puede ser producir, comercializar o vender servicios. En cualquier de estas actividades se requiere capital de trabajo para atender los gastos y costos fijos y variables de la operación como lo son inventarios, mano de obra, arrendamiento, gastos de servicios públicos entre otros gastos. En este cuadrante o actividad de operaciones se deberá incluir un monto de dinero disponible o caja para atender gastos en efectivo.

Finalmente la creación de un fondo adicional que puede ser entre un 5 y un 10 por ciento del capital de trabajo.

Inversión

La sumatoria de la inversión en activos tangibles, activos intangibles, el capital de trabajo y los imprevistos nos da el total de la inversión inicial del negocio o proyecto y es probable que los inversionistas emprendedores no cuenten con el valor total del capital si es así se tendrá que buscar fuentes de financiación.

Financiación

Existen dos fuentes de financiación: financiamiento interno (autofinanciación) y financiamiento externo

El financiamiento interno corresponde al aporte inicial del emprendedor inversionista. El financiamiento externo corresponde a fondos prestables de diversas fuentes, que son tomados o generados en el mercado de dinero y/o capitales a través de préstamos de los bancos o del aporte de un nuevo socio.

Estrategia No. 3: Calcular el valor de las ventas requeridas o punto de equilibrio

Las ventas son las que generan el flujo de caja que permite el funcionamiento y permanencia del negocio o empresa y para poderlas establecer debemos saber exactamente cuál es el monto de los costos y gastos fijos y variables que demandan la operación del negocio. Es decir el valor que se incurre por la compra de inventarios, otros costos, materiales y repuestos, mano de obra, arrendamientos, seguros, intereses; los cuales se traducen en la necesidad del capital de trabajo que demandará el negocio para su funcionamiento.

Una vez establecido el monto total de los gastos y costos fijos y variables y una vez conocido el margen de la utilidad bruta (valor porcentual), que generan los productos y servicios ofrecidos podremos calcular el valor de las ventas requeridas o punto de equilibrio así:

Dividiendo el total de gastos y costos fijos y variables entre el margen de utilidad bruta.

Así sabremos cuánto hay que vender para poder atender los gastos y costos fijos y variables mensuales del negocio. Esto es lo que denomina punto de equilibrio donde la utilidad es igual a cero.

Ahora sí, para obtener utilidad tendremos que vender por encima del total de ventas que generan el punto de equilibrio.

Estrategia No. 4: Las fuentes de financiamiento

Como lo comente arriba, existe el financiamiento interno (autofinanciación), y el financiamiento externo.

Se trata ahora de buscar otras fuentes de financiamiento que es interno, como lo es el manejo financiero eficiente el cual consiste en el buen manejo de los Inventarios, las cuentas por cobrar, las cuentas por pagar a proveedores y el capital de trabajo neto operativo.

Como se trata de un negocio nuevo y no conocemos cual será la rotación de inventarios, se debe mantener la existencia necesaria y suficiente para mantener la operación sin exceder topes que puedan afectar el capital de trabajo.

Por lo mismo las ventas a crédito casi que no deberán existir y si las hay deberán ser a plazos mínimos y por debajo de los días de las cuentas por pagar a proveedores.

Igual independientemente el negocio lleve varios meses de funcionamiento, deberá mantenerse esta concordancia entre las políticas de cartera y cuentas por pagar. No es recomendable por ejemplo, que las cuentas por pagar se pacten a 60 días y la cartera a 90 días. Esto generaría un desequilibrio en el capital de trabajo de 30 días. La empresa tendría que financiar con capital de trabajo extra esos 30 días.

El capital de trabajo neto operativo, es la suma de inventarios y cartera, menos las cuentas por pagar.

Básicamente, la empresa gira en torno a estos tres elementos. La empresa compra a crédito los inventarios, eso genera cuentas por pagar. Luego esos Inventarios los vende a crédito, lo cual genera la cartera.

La administración eficaz y eficiente de estos tres elementos, es lo que asegura un comportamiento seguro del capital de trabajo. La empresa debe tener políticas claras para cada uno de estos elementos.

Estrategia No. 5: Llevar contabilidad y revisar los estados financieros

Lo primero, antes de abrir las puertas del negocio es registrar el negocio en la cámara de comercio local, contabilizar la inversión inicial y una vez entra en marcha deberá llevar contabilidad, lo cual no sólo denota legalidad sino la oportunidad de abrir puertas de los proveedores y del sector bancario para obtener apalancamiento.

Las ventas que satisfacen las necesidades de los clientes son hechos económicos que deben ser registrados, clasificados y resumidos a través de los estados financieros

Igualmente en la vida del negocio hay tres actividades fundamentales: De Operación, de Inversión y de Financiación. Que son reflejadas en los estados financieros básicos: Balance General, Estado de Resultados y Estado de Flujo de Efectivo.

Los estados financieros deben ser elaborados periódicamente para que sean leídos e interpretados por la administración y dueños del negocio para la toma de decisiones acertadas.

Estrategia No. 6: Calidad en el servicio

La calidad y el precio de los productos y servicios que ofrece el negocio son dos factores que atraen al cliente a su primera compra y si a esto le sumamos la calidad en el servicio seguro que los podremos fidelizar es decir que vuelvan a comprar.

Sin ventas y sin clientes no existe ningún negocio o empresa. Entonces tenemos que lograr la preferencia de los clientes y lo mejor es hacerlo a través de una Cultura de Servicio.

Dicha cultura comienza con la aplicación de un protocolo de parte de los dependientes al cliente con un buenos días, buenas tardes, en que puedo servirle…

La Cultura de Servicio se da de adentro hacia afuera del negocio. Hay que hacer que los empleados estén conscientes de lo que pueden dar y obtener con su actitud hacía los clientes. La clave es orientar la filosofía del negocio hacia la satisfacción y necesidades del cliente.

Estrategia No. 7: Administrar con enfoque empresarial

Al iniciar un negocio es usual que el emprendedor sea un todero es decir que cumple muchas funciones tanto en el ámbito operativo, administrativo y comercial. En la medida que el negocio comienza a crecer, al emprendedor se le comienza a dificultar la dirección del negocio.

Es aquí donde el emprendedor administrador debe decidir por la implementación de una estructura de personal adecuada que permita el óptimo funcionamiento del negocio y pensar en un enfoque empresarial, esto es:

Enfoque Empresarial = Enfoque de Negocios + Enfoque Administrativo

El enfoque de negocio tiene que ver con las habilidades y competencias comerciales es decir la capacidad de poder hacer ventas. El enfoque administrativo está relacionado con las habilidades y competencias para llevar a cabo actividades operativas, de administración y de gestión.

Difícilmente, el emprendedor pueda contar con un nivel satisfactorio en habilidades y competencias, o es más comercial que administrativo o viceversa. Como también es probable que cuente con sólo uno de los enfoques de la ecuación del enfoque empresarial.

Es por eso que se hace necesario que en la restructuración de personal se tenga en cuenta la contratación de personal que cuente con las habilidades y competencias que le puedan faltar al enfoque de negocios y al enfoque administrativo.

Así, el emprendedor ya empezara a pensar como dueño de negocio. A su vez un equilibrio de la ecuación Enfoque Empresarial ayudará a que el negocio se pueda mantener y por ende a lograr el éxito.

Estrategia No. 8: Inteligencia emocional

Imposible hablar de inteligencia emocional en las empresas pasando por alto los conceptos sobre el tema del reconocido autor Daniel Goleman, sin los cuales no podríamos desarrollar esta estrategia, la de aplicar la inteligencia emocional para el éxito en los negocios. Comencemos entonces con sus definiciones y conceptos en general.

“Crear y mantener una empresa dependerá tanto del coeficiente intelectual, y los conocimientos profesionales, como también de la inteligencia emocional.

Las Emociones humanas tienen más importancia que el Coeficiente Intelectual. La clave de un buen Liderazgo Empresarial está basado en el uso y aprovechamiento de las emociones y el arte de mantener y lograr un equipo óptimo. –Daniel Goleman

La inteligencia emocional y el control de las emociones es la clave para el éxito personal y profesional – Daniel Goleman

Confianza, curiosidad, intención, autocontrol, relación, comunicación y cooperación son las características que debe tener un líder emocional para alcanzar el éxito de su negocio o empresa.

Veamos en que consiste cada una de estas características:

La confianza en uno mismo es la seguridad en la valoración que hacemos sobre nosotros mismos y sobre nuestras capacidades. Con lo cual podremos generar confiabilidad entre nuestros dependientes.

La curiosidad está relacionada con la capacidad de ver que se está haciendo mal o bien en el negocio para tomar acciones correctivas e ir más allá la innovación para lograr la supervivencia del negocio.

La intención es la actitud y la motivación para lograr hacer que los demás hagan, es decir comportarse como líder.

Autocontrol es la capacidad de manejar adecuadamente las emociones y los impulsos conflictivos. Autocontrol: los jefes que fracasan soportan mal la presión y tienden al mal humor y los ataques de cólera. El directivo con éxito no pierde el equilibrio durante las situaciones tensas, sino que aun en miedo de la crisis mantienen su serenidad.

Eso que busca el empresario en los trabajadores también lo debe tener el emprendedor: Eficacia grupal e interpersonal, cooperación, capacidad de trabajar en equipo y habilidad para negociar las disputas.

Hay que tener en cuenta que las relaciones interpersonales nos permiten alcanzar ciertos objetivos necesarios para nuestro desarrollo en una sociedad, y la mayoría de estas metas están implícitas a la hora de entablar lazos con otras personas

La comunicación es la capacidad de emitir mensajes claros y convincentes.

Obtener información respecto del entorno del negocio y compartirla con el resto de la gente. El proceso comunicativo está formado por la emisión de señales (sonidos, gestos, señas)

En cooperación, contar con habilidades de equipo: ser capaces de crear la sinergia grupal (trabajar con los demás), en la consecución de metas colectivas.”

Estrategia No. 9: Seguimiento al plan de negocio

El Plan de Negocio realmente es una herramienta de Gestión, que si la utilizas para hacer seguimiento y compartir con tus empleados las acciones operativas y administrativas que se deben llevar a cabo podrás lograr el mejoramiento continuo y la supervivencia del negocio.

Recordemos que en el plan de negocio se plantean las metas y objetivos a corto, mediano y largo plazo y las acciones que realizarás para lograrlos. Con el seguimiento podrás detectar los puntos débiles y las fortalezas en el negocio en marcha.

Adicionalmente podrás establecer otras necesidades como las de financiación y acceder al crédito bancario.

Estrategia No. 10: Pensar como dueño de negocio

La diferencia entre un emprendedor y un dueño de negocios, radica en que los emprendedores son excelentes creando un negocio pero no logran mantenerlo y en este punto, muchos quedan estancados, frustrados y sin energía para continuar.

Un Dueño de Negocios es hábil para mantener y dirigir el negocio creado, alcanzando con su paciencia excelentes resultados por medio de la repetición de aquello que funciona.

Te garantizo que si pones en práctica las estrategias que te he presentado, dejaras de ser solo un Emprendedor y podrás llegar a ser Dueño de Negocios y posteriormente Empresario.

 

Ricardo Torres G.
Comprometido con tu éxito

Deja tu comentario



Suscríbete!

Hazte Fan en Facebook